sábado, 29 de noviembre de 2014

El Himno Cotidiano de Gabriela Mistral



HIMNO COTIDIANO    (Gabriela Mistral “Ternura”)

En este nuevo día
que me concedes, ¡oh Señor!,
dame mi parte de alegría
y haz que consiga ser mejor.

 Dame Tú el don de la salud,
la fe, el ardor, la intrepidez,
séquito de la juventud;
y la cosecha de verdad,
la reflexión, la sensatez,
séquito de la ancianidad.

 Dichoso yo si, al fin del día,
un odio menos llevo en mí;
si una luz más mis pasos guía
y si un error más yo extinguí.
 Y si por la rudeza mía
nadie sus lágrimas vertió,
y si alguien tuvo la alegría
que mi ternura le ofreció.

Que cada tumbo en el sendero
me vaya haciendo conocer
cada pedrusco traicionero
que mi ojo ruin no supo ver.
 Y más potente me incorpore,
sin protestar, sin blasfemar.
Y mi ilusión la senda dore,
y mi ilusión me la haga amar.

 Que dé la suma de bondad,
de actividades y de amor
que a cada ser se manda dar:
suma de esencias a la flor
y de albas nubes a la mar.

 Y que, por fin, mi siglo engreído
en su grandeza material,
no me deslumbre hasta el olvido
de que soy barro y soy mortal.

 Ame a los seres este día;
a todo trance halle a luz.
Ame mi gozo y mi agonía:
¡ame la prueba de mi cruz!



8 comentarios:

  1. Es un hermoso poema. De todo lo valioso que mi maestra de último año de escuela me enseñó es lo que más latente tengo porque cada estrofa es una invitación a comprender nuestra esencia de seres humanos.
    La felicito por la acertada publicación.

    ResponderEliminar
  2. si profe que bonito pero larga vale la pena aprender

    ResponderEliminar
  3. si profe que bonito pero larga vale la pena aprender

    ResponderEliminar
  4. Es una verdadera oracion siempre cuando estoy solo inclino mi cerviz y me dirijo al padre con estas tan sabias palabras. Eterna Gabriela Mistral solo reconocida a medias. Si deseamos un mundo mas justo, tratekis de hacer en parte lo escrito.

    ResponderEliminar